Inicio > Opinión > A vueltas con el cómputo de plazos y la entrada en vigor de las normas

A vueltas con el cómputo de plazos y la entrada en vigor de las normas

Jueves, 1 de marzo de 2012

Pablo Sanjuán García

(Responsable de Contenidos Web de Lex Nova. Abogado)

El día exacto de la entrada en vigor de una norma puede no parecer su aspecto más relevante, en especial cuando se promulga y se atiende más a su contenido sustantivo y las novedades que presenta que a su vacatio legis, pero —obviamente— es un aspecto  esencial, sobre todo cuando pasa el tiempo y hay que aplicar la norma.Piénsese en el Derecho Laboral y sus múltiples reformas:  por ejemplo, si se plantea un conflicto trabajador-empresa, uno de los primeros pasos que hay que dar es determinar cuál es la norma vigente cuando se celebró el contrato.

He querido publicar este post después de ver un par de “inexactitudes”  (salvo criterio mejor fundado en derecho) a la hora de informar de la entrada en vigor de una norma: la primera con ocasión de la reforma laboral y la segunda hoy, ya que varios medios (como europa press) publican que hoy ha entrado en vigor el Real Decreto 1889/2011, de 30 de diciembre, por el que se regula el funcionamiento de la Comisión de Propiedad Intelectual, publicado el 31 de diciembre, y en realidad fue ayer, 29 de febrero —y no hoy 1 de marzo— cuando entró en vigor.

Y entró en vigor ayer porque su disposición final cuarta dice “Entrada en vigor. El presente real decreto entrará en vigor a los dos meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado”, que se produjo el pasado 31 de diciembre.

Como la DF 4 citada no dice “transcurridos dos meses”, ni tampoco dice “a los dos meses y un día”, lo que hace es diferir la vigencia al día en que se cumplen los dos meses desde su publicación.

Según el artículo 5 del Código Civil “si los plazos estuviesen fijados por meses o años, se computarán de fecha a fecha”. Y, en lo que hoy —bueno, en realidad ayer— nos importa, “cuando en el mes del vencimiento no hubiera día equivalente al inicial del cómputo, se entenderá que el plazo expira el último del mes”.

Por eso, la regulación del funcionamiento de la Comisión de Propiedad Intelectual entró en vigor ayer, último día del segundo mes desde la publicación de la norma.

CalendarioEs curioso el error porque la mejor forma —al menos eso se ha dicho siempre en las clases de Derecho— de entender el cómputo de plazos es que el inicio sea el último de un mes.

Por ejemplo, cuando alguien dispone de 2 meses para ejercitar una acción desde el 31 de enero, el último día para ello será el 31 de abril —habrá dispuesto de dos meses completos, febrero y marzo—, porque si fuera el 1 de abril el plazo real serían dos meses y un día.

Y, por cierto: las leyes pueden entrar en vigor en domingo o día festivo, sin problemas si así lo decide el legislador o la suma del “azar publicador” y el calendario laboral correspondiente.

Lo matizo porque como decía al principio, una de las razones para este post es que al promulgarse el Real Decreto-ley 3/2012 de la reforma laboral, cuya entrada en vigor era “al día siguiente de su publicación”, como ésta se produjo el sábado 11 de febrero, entró en vigor el domingo 12, y no el lunes 13 como inicialmente dijeron muchos medios, como elmundo.es o la información.es

Opinión

  1. valentin
    Lunes, 19 de marzo de 2012 a las 20:06 | #1

    Sr. Sanjuán, me gusta todo lo relacionado con el procedimiento administrativo, por ello, me gustaría conocer con algún ejemplo que me resulte fácil de entender, como se computan los plazos por meses, es decir si yo le notifico una resolución a un ciudadano con fecha 20 de febrero de 2012, acordando concederle una comisión desde el 1 de abril al 30 de mayo de 2012, como se entendería que deben establecerse ese período, sin otro particular y esperando recibir contestación reciba un cordial saludo

    • Pablo Sanjuán García
      Martes, 20 de marzo de 2012 a las 09:24 | #2

      @valentin
      Muchas gracias por seguir el blog.
      Los plazos por meses son aquellos en los que se establece un número de meses y no los que fijan fechas ciertas, como las que plantea en su comentario. El ejemplo más sencillo es el señalado en el comentario: que se fije un plazo de un mes, o de 2, 3… el último día de un mes, ya que el plazo será el mes siguiente completo. Así si el 31 de marzo se fija un plazo de dos meses, éste concluye el 31 de mayo: se computa de fecha a fecha -de 31 a 31- y los dos meses de plazo serán abril y mayo completos.

*